Comisión de seguimiento

Tras la firma en 2006 del Convenio de Promoción y Difusión de las Letras Españolas entre el Ministerio de Cultura, Cajasol-Fundación y la Fundación Biblioteca de Literatura Universal (BLU), estas tres entidades nombraron una Comisión de Seguimiento del Convenio, integrada por las siguientes personas: 

Ministerio de Cultura

D. Rogelio Blanco
Director Gral. del Libro, Archivos y Bibliotecas

D.ª Mónica Fernández
Subdirectora Gral. del Libro, la Lectura y las Letras Españolas

D.ª M.ª Antonia Carrato
Subdirectora Gral. de Coordinación Bibliotecaria

Fundación Cajasol

D. Antonio Pulido
Presidente de Cajasol
y de Fundación Cajasol

D. Fernando Vega
Jefe de Gabinete del Presidente de Fundación Cajasol

D. Antonio Cáceres
Director del Centro Cultural Cajasol

Fundación BLU

D. Rafael Escuredo
Presidente de la Fundación BLU

D. Alfonso Torres
Coordinador de Proyectos

D.ª Montserrat Hernández
Coordinadora general

Acta internacional de la lengua Española,
Una iniciativa conjunta

Guiadas por el interés común de poner en marcha una serie de iniciativas orientadas a promover el idioma español como lengua universal de cultura  y a destacar la importancia de las industrias culturales propias en los países de habla hispana, tres entidades españolas: el Ministerio de Cultura, Cajasol-Fundación y la Fundación Biblioteca de Literatura Universal (BLU), acordamos en febrero de 2006 llevar a cabo cinco congresos internacionales.

El objeto de los referidos congresos no es otro que realizar, por primera vez en la historia de nuestra lengua, el análisis DAFO sobre diversos temas considerados vitales para el idioma español y para la comunidad lingüística que lo reconoce como su principal seña de identidad. El enfoque autocrítico y realista que aporta el análisis DAFO pone de manifiesto las debilidades y las amenazas, así como también las fortalezas y las oportunidades que suponen para el español, y para la multitud de industrias culturales que de él se derivan, acontecimientos tan relevantes como la internacionalización de las economías; la revolución tecnológica, digital y audiovisual; la socialización de Internet, y el deseo de las principales comunidades lingüísticas de expandirse y afianzar sus posiciones de influencia en el nuevo escenario global del intercambio político, económico y cultural entre los pueblos.

Con esa idea nació el ACTA INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA, una serie de cinco congresos internacionales que, con periodicidad anual, venimos celebrando en diversos países y ciudades de nuestro ámbito cultural.

En la I ACTA INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA,un congreso planteado como introducción de los cuatro siguientes, se analizó el valor económico del español; su importancia como activo cultural y valor económico creciente -uno de los aspectos más novedosos y menos estudiados de nuestro idioma-. Este congreso tuvo lugar en la localidad española de San Millán de la Cogolla (La Rioja), cuna del idioma español, del 26 al 29 de octubre de 2006. Al acto inaugural asistieron el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero; la entonces ministra de Cultura, Carmen Calvo; el presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja, Pedro Sanz; el entonces director del Instituto Cervantes y actual ministro de Cultura, César Antonio Molina; el presidente de Cajasol y Cajasol-Fundación, Antonio Pulido; el presidente de la Fundación BLU, Rafael Escuredo, y el director general del Libro, Archivos y Bibliotecas de España, Rogelio Blanco, entre otras personalidades. El discurso inaugural corrió a cargo del director de la Real Academia Española, Víctor García de la Concha.

La promoción de la lengua española, su expansión mundial como idioma internacional de referencia, y la difusión de sus industrias culturales, exige sumar esfuerzos para que nuestra lengua tenga asegurada su proyección futura. La iniciativa conjunta de poner en marcha estos congresos de la lengua española parte de la necesidad de establecer políticas consensuadas entre los actores -públicos y privados- de la cultura hispana, sobre la base de la unidad en la diversidad que tantos éxitos ha aportado a la grandeza de nuestro idioma.

El español como activo económico 

El evidente valor cultural de la lengua española no impide reconocer su poderío como fuente de riqueza y desarrollo económico para los países hispanohablantes a través de las industrias culturales en español. La aportación al PIB de sectores como la industria editorial, la industria audiovisual y los medios de comunicación en español de muestran que la lengua española es el activo intangible más importante y estratégico de nuestro ámbito lingüístico, cultural y económico.

Como organizadores de la serie de congresos ACTA INTERNACIONAL DE LA LENGUA ESPAÑOLA pretendemos que el análisis DAFO demuestre el potencial de desarrollo económico que el español supone para Iberoamérica, una comunidad que sobrepasa los 400 millones de personas, y para la veintena de países donde el español es idioma oficial. Las Actas o conclusiones de los congresos serán una invitación a gobiernos, instituciones y personalidades de diversos campos, a reflexionar sobre la conveniencia de potenciar, desde el punto de vista de la actividad económica, científica, diplomática y cultural, un activo tan estratégico para nuestras sociedades como el idioma común. Las conclusiones de esta serie encuentros sobre la lengua española serán, en definitiva, una llamada a la corresponsabilidad que todos los iberoamericanos tenemos en la promoción, cuidado y preservación de nuestro principal instrumento de identidad cultural, creación de riqueza e intercambio político: el idioma español.